Páginas vistas en total

jueves, 9 de febrero de 2017

LIMPIEZA DE MUEBLES

Limpia a diario el polvo de todos los muebles. La mejor forma es utilizar un trapo blanco 100% algodón, ya que es un material absorbente que atrapa el polvo y no raya. Estos trapos muestran el grado de suciedad que tienen, son lavables y reutilizables, y pueden ser aclarados con lejía.
No son recomendables el papel de cocina que puede rayar las superficies delicadas, ni los plumeros que remueven el polvo y no pueden lavarse. 

Si hay personas en la casa que padezcan alguna enfermedad respiratoria, deberemos quitar el polvo con un trapo humedecido.

Para dar brillo utilizaremos productos limpiamuebles en aerosol aplicado con una trapo suave o gamuza.

Los muebles de la cocina tienden a acumular grasa y, aún peor, huellas de manos que afean nuestros armarios. Además, si no utilizamos un buen producto de limpieza y tenemos que aclarar, es posible que también los productos con los que limpiamos dejen huellas en los muebles de la cocina. 

Para eliminar la grasa y las huellas de cualquier mueble de cocina es importante utilizar un buen producto de limpieza. Si usamos un producto quitagrasa en la limpieza de la cocina que no necesite aclarado, además de ahorrar tiempo, evitaremos que el agua produzca marcas en nuestros armarios. Bastará con pulverizar sobre la superficie y pasar un trapo seco suave sobre la superficie para quitar toda la suciedad. 
Aunque el exterior de los muebles de cocina los limpiaremos regularmente, el interior lo realizaremos cada dos o tres meses.

No hay comentarios: