Páginas vistas en total

martes, 21 de octubre de 2014

PONER EL LAVAVAJILLAS


Materiales:
  • Lavavajillas
  • Vajilla
  • Pastilla detergente
  • Sales para el lavavajillas (cuando sea necesario)
  • Abrillantador  (cuando sea necesario)
Procedimiento:
  
1. Tirar los restos de alimentos sólidos que puedan quedar en la vajilla al cubo de la basura y aclarar en el fregadero bajo el chorro de agua limpia. En el caso de que haya residuos sólidos y líquidos, deberemos pasarlos primero por un colador, dentro del fregadero, para evitar que posteriormente la bolsa de basura pueda chorrear.
2. Colocar la vajilla del siguiente modo:
a.       Cesto superior
-  Tazas y vasos, y cuencos pequeños.
- Con el objeto de evitar el peligro de lesiones, colocar las piezas largas y puntiagudas, en el soporte adicional (Bandeja versátil para colocar también tazas, copas...)
b.      Cesto inferior:
-  Platos: Colocando a un lado los que son hondos y en el extremo los llanos.
-  Cacerolas  y sartenes
-  Cubiertos: se colocan en la cestilla con el mango hacia abajo a excepción de los cuchillos que irán con el mango hacia arriba.
Indicaciones:
  • Colocar los recipientes tales como tazas, vasos, cacerolas, etc. boca abajo.
  • Colocar las piezas de vajilla con mucha forma o rebajes en posición inclinada, a fin de que el agua pueda escurrir de éstas.
  • Introducir la vajilla en el aparato de modo que guarde su posición fija y no pueda volcarse.
  • Colocar la vajilla de manera que esta no obstruya el libre movimiento de los brazos de aspersión. Para ello, podemos hacer girar manualmente dichos brazos, una vez que hemos cargado el lavavajillas, y verificar que efectivamente no chocan con nada.
     3. Colocar el detergente en la cámara y cerrar la tapa (el cierre debe encajar de un modo audible)
4. Seleccionar el programa que corresponda.
5. Pulsar el botón de encendido.
6. Sacar la vajilla: Para evitar que caigan gotas de agua del cesto superior a la vajilla del cesto inferior, se recomienda vaciar primero el cesto de abajo y luego el de arriba.

Vajilla no apropiada:
Utensilios de madera: Se acaban deteriorando con el exceso de humedad.
Cuchillos afilados: Si tienes cuchillos de buena calidad, friégalos a mano siempre que puedas. Los lavados en el lavavajillas hacen que el filo se deteriore.
Las sartenes y ollas antiadherentes: este tipo de menaje lleva una cobertura muy delicada que irá perdiendo sus propiedades tras unos pocos lavados en el lavavajillas.
 Copas de cristal fino: es muy fácil que aparezcan rotas tras un programa en el lavaplatos. Además, si las introduces con frecuencia, también perderán brillo y se irán rayando.
Fiambreras y plásticos arriba: coloca siempre este tipo de menaje en la bandeja superior, para que el calor no deforme las piezas.
Recipiente y utensilios con etiquetas: las pegatinas de los envases nuevos se irán desprendiendo bajo la acción del calor, el detergente y la humedad y no solo mancharán el resto de recipientes durante el lavado, sino que pueden llegar a atascar el filtro de tu lavaplatos.
Ollas y sartenes de aluminio: verifica con el fabricante si las que tienes son aptas para el lavaplatos, ya que es frecuente que no sea así.

http://blog.flota.es/hogar-y-ahorro/diez-cosas-que-no-se-deben-meter-en-el-lavavajillas/#.V4iOvBIxhE9 

Observaciones: Reponer sales o abrillantador cuando el piloto de aviso para la reposición esté encendido.  Aunque es cierto, que ciertos detergentes  incluyen ya estos componentes en cada pastilla.

domingo, 19 de octubre de 2014

LA SECADORA

CÓMO USAR BIEN LA SECADORA

1. La primera regla de todas es no meter en la secadora prendas que no toleren este tipo de secado.
EVITAR: lanas, rellenos de espuma o los tejidos que tengan algo de plástico o goma (tales como zapatillas, baberos, etc.), pues pueden estropearse o hasta ser peligrosos dentro del electrodoméstico. Para saber si la prenda tolera la secadora consultad siempre el modo de limpieza y secado que viene en las etiquetas. Así sabréis además con cuáles tenéis que tener especialmente cuidado.
2. SUAVIZANTE: Una vez sepáis qué prendas podéis meter, aplicad un suavizante especial en seco para que permanezcan lisas y no tengáis luego que esforzaros demasiado en plancharlas (además las que requieran plancha deben sacarse algo húmedas, no totalmente secas).

3. Hay que estar seguros de centrifugar la ropa al máximo permitido, de esta forma usaréis menos la secadora. No dejéis la ropa dentro una vez termine, ya que no solo se arrugará sino que puede desgastarse.

4. CARGA: Cuidado con meter demasiadas prendas, al contrario de lo que mucha gente se piensa, el gasto es mayor.  Lo recomendable es combinar ropa ligera con la más pesada y no meter demasiadas prendas, pues es preferible poner la secadora varias veces seguidas y así aprovechar el calor que ya estaba. Por eso, lo mejor es que según acabe una pongáis la siguiente.

5. El TIEMPO de secado hay que establecerlo conforme al tipo de tejido y el grado de humedad de la ropa.

6.  Procura limpiar el FILTRO de la secadora, el de las pelusas, tras cada secado o al final del día, sobre todo si la ropa a secar suelta muchas. Evitarás obstrucciones que puedan provocar el mal funcionamiento del aparato o incluso que se estropee.

7.  En cuanto al sistema de la válvula de la secadora, ATENCIÓN:
  1. que jamás esté obstruida,
  2. que siempre expulse el aire hacia el exterior de la casa,
  3. y límpiala al menos una vez al año.