Páginas vistas en total

sábado, 27 de julio de 2013

LIMPIEZA DE LA CAMPANA EXTRACTORA

Debido a su función extractora, la campana suele ensuciarse rápidamente. Especialmente, va acumulando grasa en sus rejillas. Por lo que para mejorar su eficacia es necesario que le demos mantenimiento aproximadamente una vez por semana. De ese modo, no se impedirá la correcta eliminación de vapores y
olores.
A continuación, detallamos dos métodos adecuados para su correcta limpieza:
MÉTODO 1: LIMPIEZA CON PRODUCTOS COMERCIALES
Materiales:
  • Zumo de limón/ vinagre
  • Olla
  • Cubo pequeño con agua templada
  • Líquido quitagrasa
  • Lavavajilla
  • Paños de microfibra
  • Alcohol clínico
  • Aceite de oliva
  • Papel de cocina 
  • Cepillo
 Procedimiento:
  1.  Antes de empezar a limpiar la campana de extracción de humos de tu cocina, pon agua con zumo de limón o vinagre a hervir en una olla con la campana encendida, para que el vapor suba y reblandezca la grasa que ha quedado incrustada en las rejillas de la campana.
  2. Desconecta o desenchufa la campana extractora de la toma de corriente eléctrica para poder limpiarla sin ningún tipo de riesgo. 
  3. Retira las rejillas de la campana y rocíalas con el producto antigrasa que utilices habitualmente en tu cocina y déjalo actuar durante unos minutos.
  4. Limpia el exterior de la campana con un paño de microfibra impregnado del mismo líquido quitagrasa y/o del jabón de lavar los platos (según lo incrustada que esté la suciedad). Acláralo en el cubo de agua templada.
  5. Seca bien la campana con un paño.
  6. Aplica con otro paño limpio el alcohol clínico, frotando siempre en una misma dirección.
  7. Por útlimo, con un trozo de papel de cocina impregnado en unas gotas de aceite de oliva pasaremos a sacarle brillo y a quitar posibles rayones, manchas e imperfecciones. Es muy importante en este paso no excederse de la cantidad exacta de aceite, pues de lo contrario nos quedaría una superficie pringosa. Por lo que con unas gotas es suficiente.
  8. Llegado el momento de limpiar las rejillas, ayúdate de un cepillo para retirar los restos de grasa. Acláralas con abundante agua y déjalas secar al aire. Otra buena opción es meterlas en el lavavajillas.
  9. Cuando se hayan secado por completo, vuelve a montarlas y ya tendrás la campana de tu cocina limpia durante un tiempo.  
    Consejo:
    Si quieres que los restos de grasa no se acumulen, pasa un paño húmedo por la campana después de cocinar. 
MÉTODO 2: LIMPIEZA CON PRODUCTOS CASEROS
Materiales:
  • Agua caliente
  • Jabón
  • Bicarbonato sódico
  • Vijagre
  • Recipiente grande
  • Cepillo de cerdas suaves
Procedimiento:
  1. Antes de maniobrar hay que desconectar el aparato de la corriente eléctrica.
  2. Retiraremos los filtros de la campana extractora presionando sobre la pestaña de montaje.
  3. En un recipiente con agua caliente añadimos una buena cantidad de jabón, bicarbonato y vinagre. Y removemos bien.
  4. Dejaremos los filtros sumergidos en esta mezcla durante un mínimo de 20 minutos. Los filtros muy sucios pueden requerir más tiempo de remojo.
  5. Posteriormente usaremos un cepillo de cerdas suaves para frotar y eliminar la acumulación de grasa.
  6. Enjuagaremos bien los filtros y esperaremos a que se sequen antes de reinstalarlos.
  7. Una vez que estén completamente secos, se volverán a colocar en la campana.

video