Páginas vistas en total

miércoles, 19 de enero de 2011

HAY QUE EVITAR QUE EL ACEITE HIERVA

El aceite no llega a hervir, mucho antes de calentarse lo bastante como para que se formen burbujas, el aceite se descompondrá, dando como resultado sustancias con un sabor a quemado, olor acre y humo. Esta descomposición ocurre a una temperatura denominada PUNTO CRÍTICO.

  • El punto crítico del aceite de oliva es, aproximadamente, de 210ºC.
  • El de los aceites de semillas, girasol, soja, maíz, etc., es aproximadamente de 170ºC.
  • Y el de las diferentes grasas animales, manteca, mantequilla, margarinas, sebos, etc., va de 80ºC a 120ºC.
Al ser 180-190ºC la temperatura óptima de fritura de la mayoría de los alimentos, se puede afirmar que el aceite de oliva es la grasa de elección más conveniente para las frituras.

¿Por qué no se debe calentar el aceite excesivamente?
Las grasas se funden a un temperatura variable, lo que facilita la acción de las enzimas digestivas, pero si son sometidas a temperaturas demasiado elevadas mucho tiempo se descomponen y liberan sustancias tóxicas, incluso cancerígenas.

Así que nunca calientes el aceite hasta que eche humo. Si ocurre esto, deséchalo y comiemza con uno nuevo.

 

domingo, 16 de enero de 2011

¿CUÁNDO PONEMOS LA SAL AL HERVIR VERDURAS O LEGUMBRES? ¿Y EN EL CASO DE LA CARNE?

VERDURAS Y LEGUMBRES:
La sal se debe añadir al final de la cocción de verduras y legumbres.

CARNES:
Cuando ponemos un trozo de carne a cocer en agua con sal, se produce el paso de sustancias a través de la superficie de la carne. Salen "jugos" de la carne y entra sal y agua. En este tránsito influye el momento de añadir la sal al agua y el momento de echar la carne, debido respectivamente a los fenómenos de osmosis y desnaturalización de las proteínas.

Si echamos la carne con agua hirviendo, se produce la desnaturalización rápida de las proteínas de la superficie de la carne dificultando el paso de sustancias. Al echar la carne en frío, la superficie de la carne mantiene una porosidad mayor durante más tiempo.

Si la sal se añade hacia el final de la cocción, favorecemos la salida de los "jugos" de la carne. La carne estará menos sabrosa pero obtendremos un buen caldo. Si la sal se añade al principio, dificultaremos la salida de los "jugos", de tal manera que el caldo será más insípido conservando la carne un sabor mayor.

Por tanto, si el fin del plato que vamos a preparar es el caldo, como cuando hacemos un puchero, se debe salar hacia el final poniendo la carne en frío. Si lo que se pretende es una carne sabrosa, salaremos al principio echando la carne en el agua hirviendo.

Jabón casero

En muchas casas se ha fabricado jabón de un modo artesano hasta no hace demasiado tiempo. Se obtiene un jabón de buena calidad. El modo de fabricarlo es muy sencillo.
Los ingredientes son:
  • 170 gramos de sosa cáustica (hidróxido de sodio), de la que se vende en las droguerías para desatascar tuberías.
  • 1 litro de aceite usado y adecuadamente filtrado.
  • 1 litro de agua.

Procedimiento de elaboración:
En un barreño de plástico (no usar nunca recipientes de metal), ponemos el agua y la sosa. Removemos con una espátula de madera para que la sosa se disuelva, tened cuidado ya que puede quemar y sus vapores dañar, pero con un mínimo de cuidado no hay peligro.

Añadimos el aceite mientras removemos con la espátula. Removemos la mezcla con fuerza siempre en la misma dirección. Cuando la mezcla adquiera una consistencia tal que el palo pueda quedarse de pie ya estará listo. Lo dejamos reposar y a las 24 horas ya habrá cuajado, pero aún no está seco del todo, es cuando hay que trocearlo con un cuchillo para que este proceso se haga con mayor facilidad.


jabon2 300x225 Consejos paso a paso (XVII): Hacer jabón casero


El jabón casero es bueno por muchas razones, os digo unas cuantas (si alguien sabe de alguna más que nos lo cuente):
  • Reciclamos el aceite usado y de esta forma evitamos la contaminación de las aguas.
  • Es importante que la sosa sea en escamas.
  • Se puede utilizar cualquier tipo de aceites o grasas, comestibles.
  • Aunque el aceite o la grasa estén rancias, o huelan, cuando se hace jabón pierde esas características. Eso sí, cuanto más limpio mejor sale en cuanto a calidad y sobre todo si se va a utilizar en el uso de nuestro aseo personal, utilizad aceites sin usar, aunque sean baratos.
  • Para quitar las manchas en la ropa y desinfectarlas es muy bueno.
  • Recomendado para todo aquel que tenga problemas de hemorroides, es bueno lavarse con agua fría y con este jabón.
  • Si un bebé está estreñido, podemos hacer un bastoncito largo, fino por un lado y algo más grueso por el otro, se moja con aceite y se le pone al bebé en la salida del conducto anal, con cuidado, manteniéndolo así. Es un consejo de las abuelas, muy antiguo, y os aseguro que funciona.
  • Para desinfectar heridas.
  • Podemos añadirle olores, miel, aloe vera...
  • Se puede utilizar rallado, poniendo una pequeña dosis en la lavadora como “activador del lavado”, como dicen ahora.
  • No lo he probado, pero dicen que al lavarse el pelo con este jabón queda muy bien.

jabon3 300x225 jabon3


Y éste es el resultado 

FUEGO EN LA COCINA

En una escuela de entrenamiento sobre métodos para apagar fuegos, demuestran esto en una freidora de aceite. Un instructor, debidamente equipado arroja agua sobre una sartén con el aceite encendido. El resultado llamó la atención de los estudiantes.

El agua, más pesada que el aceite, se va al fondo donde es inmediatamente sobrecalentada. La fuerza explosiva del vapor vuela el aceite encendido y lo expulsa. En campo abierto, resultó en una bola de fuego que se asimila a una explosión nuclear. Dentro de la cocina, la bola alcanza el techo y cubre todo el ambiente. Tampoco debe arrojarse azúcar o harina en un aceite encendido. Una taza de cualquiera de las dos crea una fuerza también explosiva equivalente a dos barras de dinamita.

Observa ahora el vídeo picando en el enlace de abajo y no olvides lo que ves. Haz que toda la familia lo vea.